domingo, 14 de abril de 2013

Crítica: Grand General, 'Grand General'

Grand General - Grand General

Lanzamiento: 01-Feb-2013
Género: Rock experimental ecléctico
País: Noruega
Discografía: Rune Grammofon

Un batallón noruego de eclecticismo psicodélico

Hoy es el turno del ensamble noruego de rock experimental ecléctico GRAND GENERAL, cuyos integrantes provienen de otras bandas dedicadas a cultivar rock psicodélico, space-rock moderno y otras variedades de vanguardia progresiva (EL DOOM & THE BORN ELECTRIC, MOTORPSYCHO, SUNSWITVH, etc.). Even Helte Hermansen [guitarra], Ola Kvernberg [violin y viola], Erlend Slettevoll [teclados], Trond Frønes [bajo] y Kenneth Kapstad [batería] se congregaron en GRAND GENERAL para gestar un material enérgico y excitante, el mismo que conforma el repertorio del excelente disco homónimo que Rune Grammofon publicó a inicios de febrero pasado. Los formatos de esta edición son en CD y vinilo.

Durando 12 minutos y pico, ‘Antics’ inicia el álbum estableciendo una llamativa combinación de stoner, space-rock y colores acid-folk dentro de una amalgama esencialmente psicodélica cuyo vigor se plantea bien encuadrado a través de las variaciones temáticas. El despliegue de robusta agilidad de parte del quinteto nunca pierde el sentido del orden: Cabe mencionar especialmente el sonido tan ostensiblemente grueso que adopta el bajo, permitiéndose así conectar las vibraciones rítmicas de la batería con los flujos de ideas elaborados por la guitarra, el violín y el sintetizador. Tras este arrollador inicio, ‘The Fall Of Troy’ se encarga de matizar las dosis de fragor rockero a fin de que el fuego sonoro perennemente reinante halle formas más moderadas de calentar el aire que rodea al oyente. 

 

La cadencia rítmica (a lo LED ZEPPELIN) ayuda a gestar una dinámica más clara para la sofisticada musicalidad generada por los instrumentistas para esta ocasión. ‘Clandestine’, que con sus 4 minutos y poco más resulta la pieza más corta del álbum, instaura un giro en las líneas musicales hasta ahora predominantes implantando bellos matices envolventes de tenor jazz-progresivo: El aura romántica de la pieza se alimenta de la bien articulada sutileza con la que dialogan los instrumentos. 

Acto seguido, ‘Tachyon’ brinda un ejercicio de space-rock domesticado donde la vibración del discurso jazzero provisto por la dupla rítmica sirve como crucial recurso de elegancia: Esta pieza suena a una cruza entre HYDRIA SPACEFOLK, HAWKWIND y JAGA JAZZIST. Una mención especial debe ir al espléndido solo de violín que aporta Ola Kvernberg a mitad del camino, así como a las ensoñadoras capas y ornamentos de sintetizador que ofrece Erlend Slettevoll. Mientras ‘Tachyon’ se va perdiendo en su fade-out, va emergiendo ‘Ritual’, pieza que la banda usa para explorara sus inquietudes de orientación free-form: Usando ciertas influencias del KING CRIMSON 73-74 y del primer MAHAVISHNU ORCHESTRA, GRAND GENERAL desarrolla un estupendo ejercicio de música jazz-progresiva donde el filo vanguardista está pulcramente pulido. El matrimonio de guitarra y violín termina trazando la base melódica que tardó en fijarse en el esquema sonoro global, mientras que la batería se descuelga y readapta con incansable aplomo durante todos los 6 minutos que dura la pieza.

Los últimos 11 minutos del disco están ocupados por ‘Red Eye’, pieza que se remonta desde la electrizante energía de ‘Ritual’ para completar una síntesis con el dinamismo absorbente de ‘Antics’ y la exquisitez cadenciosa de ‘Tachyon’. Al cerrar el álbum de esta manera, ‘Red Eye’ se erige en una declaración final de los principios estéticos con los cuales GRAND GENERAL ha venido articulando su visión musical. En conclusión, tenemos en “Grand General” una sólida muestra de música progresiva construida con convicción y edificada con muscular plenitud. Habrá que prestar atención a este ensamble noruego en futuras empresas fonográficas que emprenda, pues por ahora su C.V. pinta muy bien.

Muestras del disco 'Grand General':
Tachyon:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada